pedrobernalmartinez@hotmail.com

jueves, 11 de diciembre de 2014

EL AUMENTO DE LA COMPETENCIA

Las transformaciones producidas en la economía europea durante el último tercio del siglo XIX son inseparables de la industrialización de nuevos países, de un gran aumento del comercio internacional y de la renovación de los sistemas de venta.

Las nuevas potencias industriales
La economía británica dejó de ser la única industrializada y aparecieron muchos otros competidores en el mercado mundial. Aunque la libra esterlina continuó siendo, junto con el oro, la moneda mayoritariamente utilizada en el comercio internacional, los productos británicos perdieron posiciones.
En Europa, el principal competidor fue Alemania, que se convirtió en una potencia tanto en sectores de base como en industrias avanzadas.

La expansión del comercio
El aumento de la competencia hizo generar más consumidores innovando en los sistemas de venta. Aparecieron los grandes almacenes con precios más bajos que las tiendas tradicionales. Además, el aumento de los salarios obreros y la difusión de nuevos sistemas de venta a plazos y con préstamos bancarios abrieron el camino a la era del consumo de masas. Asimismo, se introdujo la publicidad, las rebajas y las oportunidades.
El comercio internacional multiplicó su volumen gracias al progreso del transporte, la expansión del librecambio y la producción masiva de bienes, que permitió una reducción de su precio.

domingo, 30 de noviembre de 2014

miércoles, 19 de noviembre de 2014

jueves, 13 de noviembre de 2014

UNIFICACIÓN DE ITALIA

Italia estaba dividida en Estados desiguales en tamaño e importancia y algunas zonas (Lombardía y Véneto) estaban bajo dominio austriaco.
Hacia 1830 se formó un movimiento nacionalista, el Risorgimento, con Giuseppe Mazzini al frente y su organización, la Joven Italia, que planteaba la unificación con la creación de una república democrática, unitaria y laica la que se llegaría mediante una insurrección popular.
En el Piamonte, Cavour, jefe de gobierno, y el rey Victor Manuel II de Saboya, impulsaron una estrategia moderada para la unificación gracias a su consolidación como un Estado fuerte, moderno e industrializado, capaz de poseer un ejército y una diplomacia.
Sin embargo, la unidad italiana resultaría de la complementariedad de ambas estrategias.
Por un lado, Cavour consiguió, con ayuda francesa, derrotar a los austriacos (1859), anexionar la Lombardía y los Estados centrales (1860). A la acción militar se añadió la diplomática, que supuso la cesión de Niza y Saboya a Francia, a cambio del reconocimiento del nuevo reino de Italia.
Por otro lado, un republicano mazziniano, Giuseppe Garibaldi, emprendió la conquista del sur, en el Reino de las Dos Sicilias, con un ejército que consiguió el apoyo popular. Para no dividir el movimiento nacionalista, Garibaldi renunció a la perspectiva republicana y cedió a Víctor Manuel II las conquistas realizadas, reconociéndole como rey de Italia (1861).
La unidad se completó con la anexión del Véneto (1866) tras derrotar a los austriacos, y la conquista de los Estados Pontificios (1870) a pesar de la oposición del Papa, que quedó recluido en el Estado del Vaticano.

El nuevo Estado tuvo que enfrentarse a tres grandes problemas:
· la hostilidad del Papado
· el contraste entre un norte industrializado y un sur agrario y atrasado
· el carácter incompleto de la unidad, pues Istria y Trento permanecían bajo dominio austriaco.

Os dejo un vídeo sobre la unificación italiana:

UNIFICACIÓN DE ALEMANIA

Desde finales del siglo XVIII, los componentes culturales del nacionalismo alemán quedaron establecidos por los filósofos Herder y Fichte, y fueron reforzados con el romanticismo. La afirmación de la existencia de un ser propio del pueblo alemán convivió con la presencia de núcleos liberales y democráticos que reclamaban la construcción de una nación basada en la voluntad de los ciudadanos. Con estas bases ideológicas se inició un proceso que conduciría a la formación del Estado-nación alemán.

El Congreso de Viena había establecido la Confederación germánica, que aglutinaba 39 Estados, con la presencia de dos poderosas potencias, el reino de Prusia y el Imperio austriaco. El primer paso hacia la unificación fue la creación del Zollverein o Unión Aduanera (1834), que estableció un mercado de libre circulación comercial formado por 26 millones de personas. En el Zollverein se integró Prusia, pero no Austria, y empezó a evidenciarse que sería Prusia el Estado que dirigiría el proceso unificador.

Durante la revolución de 1848, los sectores liberales y democráticos consiguieron formar un Parlamento en Frankfurt, con representantes de los distintos Estados elegidos por sufragio universal, que ofreció la Corona de la posible Alemania unificada al rey de Prusia, Federico Guillermo IV. Pero la monarquía prusiana rechazó la oferta y cualquier vía democrática hacia la unificación e impuso la estrategia del canciller Otto von Bismarck (1862): Prusia dirigiría la unificación a partir de su supremacía económica y militar. Esta estrategia comportó una primera guerra con Dinamarca (1864), por la que se anexionó los ducados de Schleswig y Holstein, y otra contra Austria, a la que derrotó en 1866. Por último, una guerra contra Francia (1870-1871) permitió cohesionar los Estados germánicos contra un enemigo común, al que derrotó en Sedán.

La victoria militar culminó con la proclamación del Segundo Reich y de Guillermo I como emperador (1871). La unidad se tradujo en una estructura confederal con el dominio de Prusia, que imprimió una ideología conservadora y militarista al nuevo Estado. Asimismo, la unificación dejó por resolver dos importantes cuestiones: la dualidad religiosa entre el luteranismo del norte y el catolicismo del sur, y el carácter inacabado de la unificación al no integrar a los alemanes de Austria, frustrando la consecución de la Gran Alemania

miércoles, 12 de noviembre de 2014

REVOLUCIONES LIBERALES

La revolución de 1820
Durante la Restauración, los liberales pasaron a la clandestinidad y se organizaron en sociedades secretas como los masones, los carbonarios o los decembristas, que formadas por intelectuales y profesionales liberales, se consideraban herederas de la Ilustración y preconizaban la insurrección contra el absolutismo.
Esta estrategia provocó una oleada revolucionaria hacia 1820 que triunfó en España, Portugal, Nápoles y Piamonte, abriendo un corto período liberal que fue sofocado por la Santa Alianza en 1823 con una dura represión.

La revolución de 1830

Hacia 1830 una segunda oleada revolucionaria, la intervención popular favoreció la derrota del poder aristocrático en Europa occidental.
En Francia, la revolución significó el derrocamiento de los Borbones y la implantación de una monarquía constitucional, con Luis Felipe de Orleans. Su influencia comportó la independencia de Bélgica y un movimiento de independencia en Polonia que fue aplastado por el ejército ruso.
Hacia 1840 se impuso un liberalismo moderado dominado por la gran burguesía y la aristocracia, defendiendo el sufragio censitario y la limitación de ciertas libertades, y marginando a la pequeña y mediana burguesía y a las clases populares.

La revolución de 1848: Una experiencia democrática y social
En 1848 el rey de Francia, Luis Felipe de Orleáns, restringió el derecho de reunión y de libertad de prensa por lo que se produjo un levantamiento que acabó con la proclamación de la República y la formación de un gobierno provisional participado por republicanos, socialistas y radicales que impulsó el sufragio universal masculino, la supresión de la esclavitud, la abolición de la pena de muerte y la intervención del Estado en economía garantizando el trabajo a los parados con la creación de los Talleres Nacionales.
Pero las elecciones dieron como resultado un gobierno republicano moderado, que cerró los Talleres Nacionales y acabó con las reformas sociales provocando una insurrección popular en junio de 1848, que enfrentó a burguesía y proletariado.
La rebelión fue aplastada y la burguesía buscó un gobierno de corte liberal frente a las aspiraciones populares. Así, en diciembre accedió al poder Napoleón III proclamando el Segundo Imperio en 1851.
El impacto de la revolución fue muy importante. En Europa oriental, excepto en Rusia, supuso la abolición del feudalismo, mientras que en Europa occidental abrió las puertas a los nuevos ideales democráticos, que defendían la soberanía popular y el sufragio universal masculino frente al sufragio censitario.

lunes, 10 de noviembre de 2014

NACIONALISMO

Las revoluciones liberales desarrollaron el concepto de nación, que se definía como el conjunto de ciudadanos ligados por una historia, una lengua y una cultura común y por la voluntad de regirse por las mismas leyes e instituciones.
El mapa europeo, tras el Congreso de Viena, fijaba 6 Estados, 3 imperios y más de 30 comunidades culturales sin Estado, destacando la alemana y la italiana.
En algunos países (Portugal o Dinamarca), la nación se correspondía con el Estado, y en otros (España, Francia o Gran Bretaña), el Estado incorporaba diversas nacionalidades.
Alemania e Italia se hallaban divididos en diversas entidades políticas y los nacionalistas deseaban unir en un solo Estado todos los territorios.
En los imperios austriaco y turco movimientos nacionalistas polacos, húngaros, checos y griegos buscaban la independencia.

Primeros movimientos nacionalistas
Grecia inició una insurrección independentista que recogía el rechazo de la población al dominio político, cultural y económico turco. En 1822, en el Congreso de Epidauro se reunieron representantes de toda Grecia para proclamar su independencia, no aceptada por Ios turcos hasta 1829. La ayuda de Francia, Gran Bretaña y Rusia, para debilitar al Imperio otomano y conseguir la libre circulación por el Bósforo, fue decisiva.
Bélgica se independizó de los Países Bajos tras una guerra civil contra los holandeses. En 1831 se formó un gobierno provisional reconocido por las grandes potencias y que, con su ayuda, se impuso al ejército holandés. La monarquía constitucional belga fue reconocida por Holanda en 1839.

La "primavera de Los pueblos"
La revolución de 1848 tuvo un importante contenido nacionalista en el Imperio austriaco, ya que una insurrección, conocida como la "primavera de los pueblos" iniciada en Viena ese año provocó la caída de Metternich, la elección de una Asamblea Constituyente mediante sufragio universal, la abdicación del emperador y la emergencia de movimientos nacionalistas en Praga, Polonia y Croacia, que reclamaban su identidad, el respeto a la diversidad lingüística y cultural y la igualdad de derechos entre los distintos pueblos. En la Lombardía y el Véneto se reclamó la retirada de los austriacos y Hungría proclamó su independencia, iniciando una guerra con Austria, que no la aceptó.
Aunque todos estos movimientos fueron derrotados, el Imperio austriaco debió introducir reformas estableciendo un sistema liberal moderado, con sufragio censitario. Además, la presión nacionalista consiguió provocó que en 1867 el Imperio se convirtiera en una monarquía dual, con dos Estados, Austria y Hungría, unidos por una persona, el emperador de Austria y el rey de Hungría.

domingo, 9 de noviembre de 2014

sábado, 8 de noviembre de 2014

domingo, 2 de noviembre de 2014

LIBERALISMO Y NACIONALISMO

Os dejo una presentación de esta época:

sábado, 1 de noviembre de 2014

CONGRESO DE VIENA

Las potencias vencedoras de Napoleón se reunieron en el Congreso de Viena (1815) con Metternich como inspirador de la Restauración.
Su objetivo era acabar con la soberanía nacional y el constitucionalismo.
El retorno al absolutismo se fundamentó en el rechazo a la Revolución y en el legitimismo, que reconocía el derecho de los monarcas derrocados por Napoleón a recuperar su trono.
En algunos países se hicieron concesiones para atraerse a la burguesía, partidaria de reformas. En Francia, Luis XVIII promulgó una Carta otorgada, que reconocía dos cámaras parlamentarias con atribuciones limitadas. En el Imperio austriaco, en Rusia y en España, la Restauración supuso el pleno restablecimiento del Antiguo Régimen, mientras que en Gran Bretaña se mantuvo el sistema parlamentario.

La reordenación del mapa europeo
En el Congreso de Viena se remodelaron las fronteras de Europa en función de los intereses de las potencias vencedoras.
Los grandes beneficiarios fueron los imperios ruso y austriaco, y el reino de Prusia.
Gran Bretaña mantuvo su hegemonía marítima y Francia volvió a las fronteras anteriores a 1789.
Además, se estableció que se celebraran congresos para solucionar las posibles alteraciones territoriales y que los Estados absolutistas tuvieran derecho de intervención si se sentían amenazados por una revolución liberal gracias a la Santa Alianza, formada por Prusia, Rusia y Austria.

jueves, 30 de octubre de 2014

REVOLUCIÓN FRANCESA

VÍDEOS SOBRE LA REV. FRANCESA




Pincha sobre la imagen y podrás ver diversos vídeos que explican la evolución de la Revolución Francesa:

A modo de resumen:

ESQUEMA REV. FRANCESA

CRONOLOGÍA REV. FRANCESA

miércoles, 29 de octubre de 2014

lunes, 29 de septiembre de 2014

MONARQUÍA ABSOLUTA

El sistema político del Antiguo Régimen se basaba en la monarquía absoluta de derecho divino, proviniendo la autoridad del monarca de Dios, en nombre de quien ejercía el poder.

El Estado estaba controlado por el monarca, que concentraba en su persona todos los poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) y poseía un poder absoluto: nombraba a los magistrados, administraba justicia y dirigía la política exterior. El mejor ejemplo de absolutismo es la monarquía francesa de los Borbones, con Luis XIV, el "rey Sol".

No obstante, existían algunas instituciones que asesoraban al rey como el Consejo de Estado, para las Finanzas, la Justicia o la Guerra, y las Secretarías de Estado, comparables a los actuales ministerios.

La administración provincial estaba en manos de gobernadores o intendentes, que dependían del monarca.

El monarca no debía rendir cuentas a nadie y su poder estaba restringido sólo por la ley divina.

Los parlamentos, instituciones nacidas en la Edad Media que reunían a representantes de los tres estamentos y que sólo tenían atribuciones en materia fiscal, fueron marginados de la vida política.

Os dejo un vídeo sobre la Maonarquía Absoluta (está en catalán):


También os dejo un vídeo sobre Luis XIV de Francia, el ejemplo más significativo de la Monarquía Absoluta:

sábado, 20 de septiembre de 2014

LA EUROPA DEL ANTIGUO RÉGIMEN

Este post servirá como introducción al estudio del Antiguo Régimen en Europa. Para ello os dejo una presentación sacada de claseshistoria que ilustra esta época:
y un vídeo:

ECONOMÍA AGRÍCOLA Y SEÑORIAL

1.1. La propiedad de la tierra
Durante el Antiguo Régimen, la agricultura era la fuente más importante de riqueza aunque sólo una pequeña parte de las tierras eran de propiedad privada. Las demás estaban vinculadas a la nobleza, a la Iglesia, a un municipio o a la Corona. La propiedad de la tierra permitía sacar provecho económico y ejercer jurisdicción sobre ella, pero no podía venderse.
El conjunto de tierras en manos de un señor se denominaba señorío territorial. Constaba de:
- La reserva señorial, formada por las tierras más productivas reservadas para su explotación directa, la residencia del señor y los establecimientos principales: horno, forja, molino, establo, etc.
- Los mansos, parcelas cuya dimensión debía ser suficiente para alimen­tar a una familia, y que el señor cedía a hombres libres que las trabajaban en usufructo a cambio de pagar un cen­so, o a siervos que le aseguraban prestaciones en forma de productos y de trabajo.

Os dejo un esquema(en catalán) sobre la pervivencia del régimen señorial:


1.2. Los derechos señoriales
Los derechos señoriales eran las prestaciones y rentas que recibían los señores por su dominio sobre la tierra. Los campesinos debían realizar una serie de trabajos (prestaciones personales) en la reserva señorial y entregar un porcentaje de sus cosechas. Además, el señor exigía unas tasas por la utilización de los molinos, hornos o forjas y la explotación de los bosques y de los ríos de su señorío.
El señor gozaba de jurisdicción y ejercía las regalías, que le otorgaban fun­ciones militares, de justicia, fiscales y de gobierno: podía hacer la guerra y firmar la paz, acuñar moneda, dictar órdenes y reglamentos y juzgar a las personas de sus dominios así como a los transeúntes.
A los tributos feudales hay que añadir el diezmo, la obligación que tenían los campesinos de entregar la décima parte de las cosechas a la Iglesia para asegurar el manteni­miento del clero y del culto.

1.3. Una producción insuficienteLa agricultura se mantenía muy atrasada desde el punto de vista técnico y con una productividad muy baja. Era una agricultura de subsistencia dedicada al poli­cultivo. No había especialización y el co­mercio era escaso (autoconsumo). De todas formas, la existencia de algunos excedentes permitía su venta en los mercados locales y en las ferias periódicas. También se cultivaban algunos productos más especializados como la viña y el lino, orientados esencialmente hacia el mercado.
Para el aprovechamiento de la tierra coexistían dos tipos de explota­ciones: los campos abiertos, open­fields, de cereales y con práctica del barbecho, y las tierras comunales, dedicadas a bosques o pastos, de las que se beneficiaba toda la comunidad campesina.
La producción ganadera era también insuficiente, pues la alimentación de los animales dependía de los rastrojos y de los escasos pastos comunales.
En consecuencia, la producción de carne y leche resultaba muy reducida y la dieta de la población se basaba en el consumo de cereales.
Las cosechas marcaban el ritmo de la economía, que se veía perió­dicamente azotada por crisis de subsistencia que generaban hambre y desnutrición desembocando a menudo en pro­testas.

1.4. Una población estancada
La demografía del Antiguo Régimen se corresponde con el ciclo demográfico anti­guo, que se caracterizaba por un escaso crecimiento demográfico.
La subalimentación, la falta de higiene y los escasos recursos médicos provo­caban una elevada mortalidad, más del 30‰, que se agravaba en los recién nacidos.
La esperanza de vida era baja, alrededor de los 45 años.

1.5. La industria tradicional y las manufacturas
En las ciudades existía una producción artesana auspiciada por los gremios que controlaban el volumen de producción, las técnicas empleadas y los precios de venta.
El aumento de la demanda de productos desde el siglo XVII estimuló a comerciantes y artesanos a buscar nuevos sistemas productivos que escaparan del control gremial, que no permitía un gran margen de beneficios. Pronto, en Gran Bretaña, se empezó a extender el trabajo doméstico, domesic system, que consistía en que un artesano-comerciante distribuía la materia prima y facilitaba los instru­mentos de trabajo a una familia campesina para que elaborase los productos en su propio domicilio. Después, el comerciante, que pagaba por pie­za elaborada, se encargaba de comercializar el producto en los mercados urba­nos o coloniales.
Durante el siglo XVIII se difundieron las manufacturas, donde se elaboraban artículos de lujo. Aunque el pro­ceso de producción era manual, con­centraba a un número muy elevado de trabajadores a sueldo y bajo un mismo techo, por lo que constituyen un precedente de las fábricas modernas.

1.6. La insuficiencia de los transportes
La red de comunicaciones era escasa y los medios de transporte muy rudimentarios.
Los caminos y carreteras constituían el siste­ma de comunicaciones por excelencia, aunque solían estar en malas condicio­nes. Los vehículos más utilizados eran el ca­rro y la diligencia, movidos por animales de tiro que iban muy lentos y con una capacidad de carga muy reducida.
La navegación marítima utilizaba la fuerza del viento como método de tracción. Su capacidad de carga era bastante limitada y los desplazamientos también eran lentos. La navegación fluvial constituía el medio de transporte más fácil y barato, pero precisaba buenas condiciones hidrográficas.

1.7. El comercio interior y el comercio colonialLos escasos excedentes, el bajo nivel de especialización agrícola y el insufi­ciente sistema de transportes daban como resultado un limitado desarrollo del comercio. La mayoría de intercambios se realizaba en las ferias con lo que el comercio interior solía tener un alcance local.
Pero el aislamiento comercial se rompió con el comercio colonial a partir del siglo XVI. Se abrieron nuevas rutas marítimas convirtiéndose el comercio co­lonial en un factor de estímulo para las economías europeas, ya que proporcionaba materias primas, permitía vender objetos manufacturados y daba grandes beneficios a sus promotores. Destacó el llamado comercio trian­gular, que afectaba a África, a Europa y a América. Se canjeaban productos elaborados europeos por esclavos en África, que luego se vendían a América a cambio de productos agrícolas. La necesidad financiar las expediciones comerciales favore­ció la ampliación de los créditos, de las compañías de comer­cio y de los bancos, que conllevó a la proliferación de mercaderes y prestamistas.

Os dejo una imagen (en inglés) sobre el comercio triangular:

SOCIEDAD ESTAMENTAL

La sociedad del Antiguo Régimen estaba dividida en estamentos, también llamados estados u órdenes, que eran grupos cerrados a los que se pertenecía por las circunstancias del nacimiento y en los que el ascenso social resultaba muy difícil.

El derecho tradicional establecía tres estamentos:
- Clero, que se ocupaba de rezar y asegurar la protección divina;
- Nobleza, que combatía y protegía de sus adversarios a la colectividad,
- Estado llano, cuya función social era producir los bienes materiales, y com­prendía grupos tan diversos como el campesinado, la burguesía y las clases populares de las ciudades.

Su característica principal era su des­igualdad civil, que comportaba la división en dos grupos diferenciados:
- Privilegiados, que gozaban de derechos y estaban exentos de pagar impuestos
- No privilegiados, que no tenían ninguna prerrogativa y debían soportar todas las cargas fiscales.

1. Clero
El clero representaba al 1 % de la población.
No pagaba impuestos y sus ingresos provení­an del diezmo y de su propio patrimonio, dado que poseía muchas propiedades urbanas y rurales.
El clero no era un grupo homogé­neo, pues había un Alto Clero (abades, obispos, canónigos y altos cargos) que prove­nía exclusivamente de las clases nobiliarias y vivía en el lujo caracte­rístico de la nobleza, y un Bajo Clero (sacerdotes, párrocos y monjes), de origen campesino, que vivía de forma modesta, sin lujos y que apenas gozaba de privilegios.

2. Nobleza
La nobleza representaba el 3 % de la población y ostentaba la propiedad de la mayor parte de la tierra.
Gozaba de una serie de concesiones honorí­ficas, económicas y fiscales.
La nobleza tam­poco era un grupo homogéneo y existían enormes diferencias entre la rica y poderosa nobleza de la Corte, la más modesta nobleza de provincias y la nobleza de toga, que surgió de la necesidad del monarca de vender los cargos públicos o de recompensar favores.

3. El Estado llano
El Tercer Estado, o Estado llano, integraba a más del 95 % de la población y agrupaba a sectores sociales muy diferentes tanto por su condición económica como social a los que unía su oposición al régimen feudal y la reivindicación de la igualdad civil.

La burguesía constituía el grupo económico más dinámico de la so­ciedad. Entre sus componentes se distinguía la burguesía rentista, la fi­nanciera, la manufacturera o industrial y la pequeña burguesía, que comprendía ar­tesanos, pequeños comerciantes y profesionales liberales.

Las clases populares urbanas agrupaban a los trabajadores ma­nuales de las ciudades, tanto artesanos (oficiales y aprendices) co­mo obreros de las manufacturas y de pequeños oficios y al personal doméstico.

El campesinado constituía la mayoría de la po­blación y se distinguía entre campesinos libres, que podían ser propietarios o arrendatarios, jornaleros y siervos, que vivían bajo el régimen señorial.
Las condiciones de vida de los tres grupos eran precarias y durante el siglo XVIII habían empeorado como conse­cuencia del aumento de la población y de la subida de los precios.

Aquí os dejo un par de imágenes de la composición de la sociedad durante el Antiguo Régimen:
La primera, aunque no se ve muy bien, es bastante significativa:


La segunda, a modo de esquema está en catalán, pero se entiende bien:

domingo, 24 de enero de 2010

PRESENTACIONES REVOLUCIÓN RUSA

Os dejo unas presentaciones sobre la revolución rusa:
las revoluciones rusas

La RevolucióN SoviéTica

View more presentations from MUZUNKU.

RUSIA A PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

La situación política
Lo más destacado en política era el gobierno absolutista o autocrático de los zares, siendo su poder inmenso, concentrando todo tipo de poderes y gobernando por decretos sin contar con ningún parlamento. Su persona era considerada como sagrada ya que reunía atribuciones religiosas importantes, considerándose el representante de Dios en la Tierra. Además, era el jefe del ejército y con este instrumento y con la policía zarista (okrana) mantenía amordazada a la oposición política, que era clandestina.
Los últimos zares Alejandro III (1881-1894) y Nicolás II, (1894-1917) fortalecieron el poder real y gobernaron de manera autoritaria.
No obstante, en Rusia surgieron muchos partidos y movimientos políticos opositores a la autocracia zarista que pedían mayor apertura del régimen, solicitando una constitución y un modelo parlamentario de corte europeo, pero el zar se negó ceder su poder. Los más importantes fueron:
  · Los socialrevolucionarios, (SR o eseritas) de tendencia izquierdista revolucionaria pero con una única preocupación por los campesinos.
Recurrían a los atentados terroristas como medio de desestabilizar al poder, llegando a asesinar al zar Alejandro III en 1894.
  · El partido Constitucional-demócrata, (KDT o Kadet), los liberales, que reunía a intelectuales rusos, profesionales liberales y algunos y burgueses y terratenientes medios que participan en los zemtsvos, asambleas locales.
Pedían más libertades públicas, una constitución y una verdadera reforma agraria pues la eliminación del feudalismo no cambió el panorama agrario.
  · El partido Socialdemócrata, (PSDR) los marxistas, que nace en el Congreso de Minsk de 1898 y dan prioridad al problema obrero.

En el Congreso de Londres, en 1903, aparecieron dos tendencias confirmadas en la Conferencia de Praga de 1912.
- los mencheviques, moderados, partidarios incluso de una alianza con los liberales y que formarían el partido socialista.
- los bolcheviques, más extremistas, partidarios de la conquista del poder por los obreros. Formaron el partido comunista y su líder era Lenín.

El Imperio Ruso, que se extendía desde la frontera con Alemania hasta el Pacífico y desde el Ártico hasta el Asia Central, contaba con numerosas minorías nacionales. En este territorio los rusos eran mayoría, pero se habían extendido a costa de ocupar territorios de otros pueblos de distinta lengua, religión y raza que se oponían a su dominio.
Entre las minorías destacaban polacos, fineses, letones, estones y lituanos en el Báltico, ucranianos en el sur, armenios en el Cáucaso y musulmanes en Asia Central. A estos pueblos se les impuso el idioma ruso y la religión ortodoxa para asimilarlos.

La economía
Rusia era un país eminentemente agrario con una agricultura extensiva, rudimentaria y estancada y que hasta 1861 contaba con siervos, cuando se produjo su liberación a cambio de pagar grandes cantidades de dinero a los señores y al Estado. La producción agrícola aumentó desde 1881, pero los capitales sobrantes fueron a pagar las deudas que la industria y el ferrocarril tenían con los capitales extranjeros.
La estructura industrial del país era muy débil. Se concentraba en lugares muy concretos, basándose en la extracción de carbón y hierro en las zonas de Ural, Bakú y Donetz y en la industria textil en Moscú y San Petersburgo.
El desarrollo del ferrocarril y la construcción del Transiberiano, hecho con capitales europeos, posibilitaría la ocupación de los extensos dominios asiáticos con lo que se producirá un aumento de la población pasando de 125 millones en 1897 a 174 en 1914.

La sociedad
La sociedad era tremendamente desigual:
· La nobleza tenía reservada los puestos públicos civiles y militares. Gran parte de la aristocracia vivía en la Corte pero su poder se apoya en su dominio agrario.
· El clero tenía gran importancia. A su cabeza estaba el zar con poderes políticos y religiosos y los cargos eclesiásticos estaban nombrados por él, siendo pagados por el Estado.
· Las clases medias, apenas existían en Rusia. La escasa burguesía y los va a ser proclive a los levantamientos revolucionarios.
· El campesinado constituye cuatro quintas partes de la población. Sus condiciones de vida no han cambiado desde la liberación de los siervos de 1861 pues debieron pagar grandes cantidades por su libertad. Las medidas proteccionistas para favorecer la industria hizo que subieran los precios perjudicando al campesinado. Ante tal situación la doctrina anarquista se va a propagar muy rápidamente por el campo ruso.
· Los obreros son una minoría. Estaban sometidos a condiciones de vida muy duras, hacinados en barracones, sin condiciones sanitarias y con jornadas muy largas. Además, estaba prohibida cualquier organización obrera o cualquier reunión para discutir sus problemas.

LA REVOLUCIÓN DE 1905

En 1905 el Imperio Ruso sufrirá una fuerte sacudida como consecuencia de su derrota en la guerra con Japón de 1904-1905 en Extremo Oriente así como de la crisis económica y del hambre.

En enero coincidió en San Petersburgo, ante el Palacio de Invierno, una huelga general y una manifestación pacífica dirigida por el Pope Gapon, y apoyada por toda la oposición política, expresando el descontento del pueblo. Pero ésta fue reprimida por el zar dando lugar al Domingo Sangriento por la muerte de miles de personas. La consecuencia de este hecho es que el zar se aleja todavía más de su pueblo.





Durante el verano los marineros del acorazado Potemkin se sublevaron contra sus oficiales por obligarles a comer carne con gusanos. El resto de los barcos se negaron a combatir cuando recibieron la orden de reducirles.







El partido socialdemócrata (PSDR), marxista, se organizará en asociaciones secretas de obreros llamadas soviets con la misión de controlar los sectores claves de la economía y las comunicaciones del país para intentar conquistar el poder político.
El primer soviet se creó octubre en San Petersburgo dirigido por Trotski y poco a poco se fueron extendiendo por otras ciudades creando un auténtico poder en la sombra.

En septiembre se produjeron nuevas oleadas revolucionarias apoyadas por el partido Kadet por lo que el zar elaboró el llamado Manifiesto de Octubre, donde prometía libertades civiles, la ampliación de la ley electoral para elegir algunos comités locales, la apertura de un Duma o Parlamento y de una pseudoconstitución, pues no emanaba del pueblo sino que el zar concedía un régimen constitucional.
En las primeras elecciones a la Duma el partido Kadet obtuvo la mayoría pero el poder de esta cámara estuvo recortado por un Consejo de Estado elegido por el zar, que además tenía un derecho de veto ilimitado para cualquier ley aprobada por la duma. Pero en 1907 se restringió el sufragio a las clases altas por lo que volvieron las protestas.

Se intentó una reforma agraria que fracasó al no serles entregadas a los campesinos las tierras de la nobleza y el clero y la situación en el campo cada era peor debido el fuerte crecimiento de la población. Además, la industria, en las ciudades, mantenía un lento desarrollo.

Desde 1914, tras la entrada en la Primera Guerra Mundial, toda la economía se orientó a abastecer al frente. Obreros y campesinos vieron recortados sus ingresos y fueron movilizados para en forma de levas para la guerra.
La situación del ejército ruso era lamentable, pues estaba mal abastecido, el hambre era frecuente entre los soldados, las comunicaciones impedían ataques serios al enemigo y, a finales de 1916, los muertos superaban los 3 millones y los heridos eran más de 5 millones.
Además, la espectacular subida de los precios y la congelación de los salarios provocaron el aumento de las protestas.
En estas circunstancias, y con una gran corrupción de la familia imperial, la oposición demócrata, el partido kadet, pidió una monarquía constitucional.

REVOLUCIÓN DE FEBRERO

La caída del zar.
El detonante de la revolución fue la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial.
La revolución empezó en febrero con una huelga de metalúrgicos y obreros textiles en San Petersburgo.
El día 23 se produjeron manifestaciones de mujeres pidiendo paz y pan y con gritos de “abajo la autocracia”. Los movimientos de protesta aumentaron los días siguientes sin darle el zar demasiada importancia, inconsciente de la dudosa fidelidad dudosa de las tropas con que cuenta en San Petersburgo.
Los días 26 y 27 de febrero los soldados, confraternizados con los obreros y el pueblo, se amotinaron y fusilaron a sus oficiales.
Nicolás II al ver que no controla la situación y que está solo, abdica a favor de su hermano Miguel, pero éste rechaza el poder desapareciendo así la monarquía en Rusia.

Los inicios del Gobierno provisional.
Se formó un Gobierno provisional, el 13 de marzo, presidido por el príncipe Lvov formado por burgueses (partido kadet) y apoyado por los mencheviques, que apoyan al Gobierno pero no forman parte de él.
Este Gobierno provisional era débil. Sus primeras medidas fueron decretar una amnistía política, la promesa de convocar una Asamblea constituyente y continuar la guerra.
Pero pronto se vio desbordado por la derecha (partidarios de restablecer el régimen zarista) y por la izquierda (las masas populares ven insuficientes estas medidas que piden la firma de la paz).
Además, el Gobierno se enfrentó con las nacionalidades que pedían mayor autonomía o la independencia.

En este clima político se produjo el regreso del exilio de Lenin, el líder del partido bolchevique, que hizo públicas sus ideas en las Tesis de Abril, donde pedía la paz y pretendía acabar con el Gobierno Provisional. Quería pasar a una segunda etapa revolucionaria que llevara a los bolcheviques al poder, para lo había que potenciar todavía más el papel de los soviets..

Tras una crisis ministerial que provoca la entrada de los mencheviques en el gobierno, el 3 de julio se produce un levantamiento obrero por las derrotas en la ofensiva que Kerenski, ministro de la guerra, manda en Galitzia.
El levantamiento fue duramente reprimido y muchos líderes, entre ellos Lenin tuvieron que parter al exilio siendo Lvov sustituido por Kerenski.

El gobierno de Kerenski.
Kerenski subió al poder el 17 de julio, pero pronto se encontró con la extrema derecha del general Kornilov, que fracasó en su intento de Golpe de Estado para restaurar el régimen zarista, y a la extrema izquierda, con los soviets a la cabeza a los que llevaría la clandestinidad.
El nuevo gobierno prometió elecciones para constituir una Asamblea Constituyente en noviembre, pero Kerenski estaba sólo y se mostró impotente frente a un clima social insostenible con unos campesinos que iniciaron la ocupación de tierras, unos patronos que respondían a los obreros con el cierre de las fábricas, los frecuentes secuestros de patronos y las huelgas que estaban a la orden del día. Kerenski caería con el levantamiento bolchevique de Octubre